La inspiración de la naturaleza en el retail: diseño biofílico

Tabla de contenidos

Así es cómo se refería Frank Lloyd Wright, padre de la arquitectura orgánica, a la relación simbiótica entre la naturaleza y el diseño. Sus palabras cobran sentido en los últimos tiempos con la llegada al retail de una tendencia del interiorismo que ha llegado para quedarse: el diseño biofílico.

 ¿Que és el diseño biofílico?

Ejemplo de diseño biofílico en un stand comercial por Innovaretail Solutions

Ejemplo de diseño biofílico en un stand comercial por Innovaretail Solutions

El diseño biofílico hace referencia a la integración de elementos de la naturaleza en los espacios urbanos o interiores con el propósito de crear una simbiosis entre la naturaleza, las personas y sus espacios.

El término proviene de la palabra biophilia, que significa amor (philo) por la vida natural (bio) y se refiere a la conexión física y psíquica de las personas con el medio ambiente, nuestro campo natural.

Una corriente proveniente del mundo de la arquitectura e interiorismo. Los arquitectos que han adoptado esta tendencia la aplican en sus proyectos, a través de dos vertientes: introducción de elementos de la naturaleza o bien elementos hechos por el hombre que buscan similitudes con las formas naturales (aquí un ejemplo). El objetivo final no es otro que el de crear espacios verdaderamente naturales en dentro de espacios interiores. 

La introducción del diseño biofílico en el sector del diseño y comercio minorista, es una tendencia que ha llegado con mucha fuerza y a partir de ahora estára muy presente entre las propuestas de los fabricantes y diseñadores comerciales. Para entender su importancia sugerimos el siguiente TED Talk del gran arquitecto e interiorista británico Oliver Heath:

En el contexto del retail design, el diseño biofílico puede servir de inspiración en muchas facetas, entre las que destacan tres: los materiales empleados, los elementos naturales y la modelación de espacios basados en la naturaleza: 

Implementación de materiales inspirados en la naturaleza

La naturaleza es la mejor fuente de inspiración del que ha dispuesto siempre el ser humano para todos sus campos. La equivalencia natural es un método indirecto en el que tomamos prestado de la naturaleza sus colores y materiales clave para reflejarlas en nuestro entorno comercial: madera, mimbre, lino, cerámica, paja… son solo algunos de los materiales y tejidos más utilizados guiados por principios de interiorismo biológicos, selección de materiales naturales que no contienen sustancias nocivas.

Introducción de la naturaleza y sus elementos en el espacio

Embellecer el espacio interior e introducir sus elementos para aportar bienestar y tranquilidad mediante la introducción de espacios multisensoriales. Esto incluye traer plantas vivas siempre que sea posible, luz natural, agua, paisajes sonoros y siempre intento crear una armonía entre el espacio natural y artificial para que haya la menor disrupción posible.

Creación de espacios naturales que reconecten los espacios urbanos

Esto significa emplear la naturaleza como elemento de inspiración en la construcción y organización de los espacios comerciales. Algunos ejemplos incluyen equilibrar los espacios abiertos con transiciones a modo de escondites para crear y transmitir esa experiencia sensorial tan reconocida en el exterior. La clave de este principio es integrar formas análogas de forma lógica y poco disruptiva, por ejemplo, a través de formas y patrones biológicos. En este caso, el uso de la madera, minimizando los cantos vivos y los cortes en el espacio, y apostando por las formas redondeadas son algunos de los pilares de este nuevo entorno, incorporando plantas y otros factores.

El pasado y presente del diseño biofílico comercial

A la izquierda la “Casa de la Cascada”, obra maestra de Frank Lloyd Wright la cual sentó los precedentes de la arquitectura orgánica. A la derecha el nuevo proyecto de reforma del centro comercial L’Illa Diagonal en Barcelona.

A la izquierda la “Casa de la Cascada”, obra maestra de Frank Lloyd Wright la cual sentó los precedentes de la arquitectura orgánica. A la derecha el nuevo proyecto de reforma del centro comercial L’Illa Diagonal en Barcelona.

Desde la “Casa de la Cascada” de Frank Lloyd Wright poco y mucho ha cambiado a la vez en el campo del diseño comercial. Nuevas tendencias como la integración del mundo digital en el físico, la omnicanalidad y la preferencia por los espacios interactivos ha supuesto una renovación inexorable del modelo de tienda tradicional. 

Aan así, las premisas de la Escuela de Chicago de principios de siglo XX siguen más vivas que nunca a través del diseño biofílico en proyectos que se presentan y se aprueban cada día en toda índole del entorno comercial, desde tiendas, multinacionales y espacios comerciales.

Uno de los ejemplos es el caso del nuevo proyecto de reforma que se llevará a cabo en el centro comercial L’illa Diagonal. El prestigioso despacho internacional batlleiroig junto con la colaboración de Avanti Studio mejorarán la experiencia de los compradores y la conectividad con los parques de la zona mediante la construcción de un mediante la construcción de un umbráculo de diseño biofílico con vegetación que reforzará el entorno verde de la zona que a su vez acogerá a nuevos espacios de restauración. El proyecto tiene previsto finalizarse para finales de 2023 coincidiendo con el 30 aniversario de L’illa Diagonal. 

La función del diseño biofílico dispone de una ventaja principal respecto a otras disciplinas: ​​la existencia de una correlación fuerte y directa entre el diseño inteligente natural preferido del espacio comercial y el aumento de la productividad y la salud. Y eso se traduce en que los consumidores tendrán un mayor deseo de ir a las tiendas minoristas y pasar un tiempo valioso, lo que estadísticamente generará más ventas. 

Así, la principal ventaja del diseño biofílico es que la conexión entre empleado-naturaleza-cliente mejora la felicidad, la productividad, la inspiración y la creatividad, permitiendo un mejor aprovechamiento de los recursos y una economía de ciclo ecológico y desarrollo sostenible.

Recurriendo de nuevo a las palabras del ya mencionado arquitecto Oliver Heath, referidas al uso del diseño biofílico en el entorno empresarial:

Se trata de crear espacios en los que las personas quieran ir a trabajar, que sean además excitantes, que te inviten a pensar, a ser creativo, junto a otros en los que también te puedas relajar”.

Y es que está científicamente probado que la exposición a la luz solar y a la naturaleza hace que el cerebro libere endorfinas y aumente el nivel de serotonina, mejorando el estado de ánimo, el riesgo de fatiga visual y la monotonía de los espacios cerrados o más oscuros.

Así que quizás no hay un estilo de diseño más frucutuoso que el diseño biofílico que no solo incide en la atención y bienestar del consumidor sino también en su salud.

lo más visto

Categorías

También te puede interesar